Prostitutas En Fuenlabrada

..

Prostitutas abolicionistas mujer protituta

16.03.2017 Fotos prostis 0

El trabajo sexual es el eterno debate pendiente en el seno del feminismo, probablemente porque tiene el desafortunado poder de dividir al movimiento en defensa de la igualdad de género. Tanto es así, que muchas organizaciones canarias ni siquiera han consensuado su posición interna. Otros sectores feministas cuestionan la eficacia de estas propuestas, que tachan de paternalistas y que alertan que podrían empeorar las condiciones laborales de las mujeres.

Un debate en el seno del feminismo que, en no pocas ocasiones, prefiere dejarlo a un lado para seguir adelante con lo que sí las une. El estigma del trabajo sexual y su situación actual de alegalidad en el Estado español empujan a sus protagonistas a actuar en la sombra. Es habitual que los datos de las posiciones encontradas también se contradigan, seguramente porque nadie tiene acceso a la población objetiva y todo intento de seleccionar una muestra no incluye a buena parte de los perfiles, dejando de ser representativa.

La legislación española no considera el ejercicio de la prostitución como un delito, tampoco el lucro económico de la prostitución ajena -el proxenetismo-, solo tipifica el ejercicio coercitivo y la trata.

Una resolución del Parlamento Europeo, de 26 de febrero de , asegura que la prostitución, forzada o no, supone una violación de la dignidad humana contraria a los principios de los Derechos Humanos. En el mismo documento se asegura que la despenalización de la industria sexual y el proxenetismo desprotege a las mujeres de la violencia y la explotación.

Estas legislaciones castigan al prostituyente -al cliente o putero-, no a las mujeres, pues consideran que es la demanda la que genera la oferta. El modelo norteamericano entiende la prostitución como una actividad punible y castiga a todas las partes: El bloque legalista es muy amplio, por lo que hay quienes distinguen entre reglamentaristas y regulacionistas, incluyendo entre las primeras a quienes promueven normas que dificultan o acotan la actividad, dejando para el segundo grupo la defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales.

Como suele ocurrir, hay clasificaciones para todos los gustos y miradas. Apuntamos ésta solo en un intento de clarificar el panorama. En los primeros años del movimiento feminista, las llamadas abolicionistas no pedían la desaparición del trabajo sexual. El abolicionismo actual se apellida normativo. Esther Torrado, profesora de Sociología de la Universidad de La Laguna ULL , integrante de la Plataforma Abolicionista Canaria PAC y del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres IUEM , defiende que la prostitución es en sí misma violencia de género, que lleva en su esencia una relación de dominación y viola los derechos humanos, por lo que debe ser erradicada y nunca elevada al rango de institución, reconociéndola en el derecho con rango de trabajo.

Abundan los colectivos de trabajadoras del sexo. Algunas mujeres que han ejercido la prostitución adoptan posiciones abolicionistas. Otras, en el Estado español defienden sus derechos a ejercer su actividad: Hetaira, Genera, Aprosex, la plataforma Putas Indignadas, entre otras muchas. Desde algunos sectores del feminismo interpretan que esto las condena a trabajar en clubes, bajo la presión de un proxeneta.

Irene Rodríguez, trabajadora social integrante del grupo feminismos de Acción en Red, se ubica en una tercera vía, la llamada proderechos. Para esta posición, toda intervención pasa por escuchar e integrar a las mujeres que ejercen la prostitución en el debate sobre cualquier medida que se tome al respecto, dejando de victimizar, culpabilizar y estigmatizar. Pone el énfasis en que muchas de las regulaciones no reconocen sus derechos sino que, al contrario, establecen sanciones y limitan el libre ejercicio de su actividad.

Rodríguez invita a ampliar el debate, a sacudir prejuicios y estigmas, también a hablar en plural, de prostituciones. Existe también la prostitución masculina y tantas formas de prostitución como orientaciones sexuales. Con todo, un colectivo de características específicas entre las personas que ejercen la prostitución son las mujeres transexuales.

María José, de la asociación canaria de personas transexuales Aperttura, recuerda que en muchas ocasiones las mujeres trans se ven obligadas a ejercer la prostitución por haber sido rechazadas en otras actividades laborales.

Con todo, defiende que se pueda ejercer libremente, con derechos garantizados, e interpreta que la relación de poder existente en el trabajo sexual no se diferencia significativamente de la que ejerce cualquier patrón sobre la mano de obra que contrata. De cualquier forma, Aperttura no tiene una posición colectiva sobre la prostitución. Se centró en perseguir el rufianismo , descriminalizar a las prostituidas y ayudarlas a salir de la prostitución, como los famosos liberatorios que gestionaron las feministas republicanas.

Lograron el decreto abolicionista aprobado por el Gobierno republicano en el verano de Por desgracia , el golpe de estado y la dictadura franquista eliminaron todos los avances que las mujeres en este y otros temas fundamentales habían conseguido.

Imagina las consecuencias que tendría en España la descriminalización total del proxenetismo que implica la legalización de la prostitución. Por eso son los proxenetas y los puteros los impulsores de la legalización, es a ellos a quienes la prostitución beneficia y enriquece, no a las mujeres prostituidas que apenas reciben el dinero que pagan los puteros.

No es que tengan las mismas consecuencias, es que son engranajes de la misma maquinaria. La pornografía, lejos de representar el sexo tal y como se produce entre dos personas que se desean como iguales, se respetan como tales, se aman como personas, es casi siempre una repetición de estereotipos de género, en el que los hombres son protagonistas y dominantes, y las mujeres objetos subordinados a ellos y sus deseos.

Lógicamente, se ha difundido y difunde con tanta rapidez, y en tal volumen e insistencia que ha terminado sustituyendo a la educación sexual. Las consecuencias de la pornografía son inmediatas: En la pornografía, los proxenetas utilizan los cuerpos de mujeres reales, muchas de ellas víctimas de abusos sexuales especialmente en la infancia para hacer escenas reales.

Todo lo que se ve en pantalla es algo real que le sucede a una persona real, así que tiene consecuencias reales para esa persona.

Los efectos los estamos viendo ya en el sexo, pero también incentiva la violencia contra las mujeres; muchísimos asesinos en serie han resultado ser adictos al porno. Lo mismo pasa en las webcams, simplemente sucede a tiempo real. Es prostitución en vídeo. La cultura de la violación: Siempre se nos ha enseñado que ellos tienen el poder y nosotras debemos estar a su servicio.

En realidad, ese impulso no es natural, ni mucho menos incontrolable, sino cultural y validado por la educación androcéntrica. Es cierto que la testosterona y sus derivados influyen en la libido las mujeres también pueden tomarla para subirla, aunque su efecto tiene variaciones individuales , pero nunca se podría calificar de incontrolable. De hecho, ni en la una ni en la otra hay verdadero sexo, es decir, placer, atracción y satisfacción mutuos entre personas, sino dominación del poder varonil sobre el cuerpo de la mujer, convertido cultural que no naturalmente en objeto de disfrute unilateral.

Nuestra lucha es contra la incomprensible resistencia que existe a respetar los derechos humanos de los individuos cuando estos se aplican a la mujer. Por ello sabemos que, como fruto de esta sociedad, nos desarrollamos entre la espada y la pared, es decir, nos toca vivir en un mundo que no nos permite crecer como individuos y que da lugar a una frustración constante.

En este sentido es razonable que muchas mujeres decidan adaptarse a este entorno, adaptarse a la continua objetificación y asumirla como identidad. Nuestra postura abolicionista nos lleva a pensar que esta circunstancia no favorece la llegada de este cambio que tanto necesitamos pues finalmente ese control del que hablamos es absolutamente efímero y lo que hay en el fondo es indefensión y sometimiento. Ya es mucha la información disponible sobre la relación existente entre prostitución y trata y cómo ambas se retroalimentan entre sí favoreciendo a los encargados de la economía sumergida, los grandes grupos de proxenetas y mafias.

Es tan simple como que nos fijemos en los efectos de la abolición en Suecia sobre la trata y la criminalidad y contraponerlos a los efectos de la legalización en Alemania u Holanda.

No hubo ninguna revolución sexual. Quienes nacieron poco después de la Segunda Guerra Mundial tuvieron una juventud en la que se les prometieron un futuro prominente, unos mensajes dirigidos a una clase media emergente muy parecidos a los que veíamos poco antes del De ahí viene, por ejemplo, la industria del porno. Cuando ves que la propaganda que glamouriza la prostitución vuelve a los medios, cuando ves que la droga y los locales de juego vuelven a los barrios obreros, da la sensación de estar repitiendo la historia como farsa, que diría Marx.

Realmente no podemos decir que haya existido una liberación sexual femenina: Es la sexualidad masculina la que ha conseguido imponerse acríticamente a costa del argumento de la libertad y es esta sexualidad la que pretenden que sea también la nuestra. Ahora tenemos una sexualidad machista acrítica cada vez con menos límites bajo el argumento de la libertad, pero eso no supone que las mujeres estemos sexualmente liberadas, no podemos estarlo mientras en el imaginario colectivo se nos siga viendo como objetos y no como sujetos de la relación sexual.

Es importante señalar que el cuerpo ni siquiera nos pertenece como individuos en el sentido de lo involuntario, es decir, aquellas acciones a las que damos sentido con posterioridad o tratamos de entender, pero de las cuales no hemos sido partícipes en un sentido consciente.

La disociación es un fenómeno que lo ejemplifica, pues que demuestra que con el miedo, el cerebro no sólo elige huir o luchar sino que pone en marcha una respuesta en el cuerpo, la congelación.

Se trata de un fenómeno físico involuntario y universal y que, cuando se activa, se caracteriza de un estado en el nadie podría luchar o escapar del peligro y mucho menos pedir ayuda.

Adicionalmente, los estudios en trauma han descubierto que la inherente imprevisibilidad de esta respuesta involuntaria tiene una consecuencia muy grave, que la persona se culpe de lo que le ha sucedido. El hombre que consume prostitución tarde o temprano se niega a sí mismo que esté participando de estas consecuencias o que su gravedad sea tal para la mujer y esto se ve apoya y mantiene continuamente a través del patriarcado. Cierto es, que todxs somos especialmente tercos a cambiar de opinión, sobretodo si no existe un grupo grande de personas con una opinión distinta y que pueda argumentar lo contrario.

En ese sentido, nosotras pretendemos ser ese grupo. Que algo sea antiguo no lo hace bueno y no podemos seguir disculpando a los hombres por todo lo malo que hacen. Rosa Cobo , en su libro La prostitución en el corazón del capitalismo , profundiza precisamente en esta relación.

Que insistencia observamos en poner siempre el foco en si la mujer quiere ser o no tratada de esa forma tan dañina para poder sobrevivir y quitarlo de los responsables que lo promueven y se benefician. Los hombres acaparan los recursos y el ejercicio del poder dejando a muchas mujeres sin recursos para que con ello puedan someterlas sexualmente a cambio de las migajas mientras los proxenetas, los capitalistas de este negocio, se forran a costa de ellas. Hay toda una relación indivisible entre capitalismo y masculinidad, ambos se retroalimentan.

El capitalismo es un sistema económico hecho a medida y a imagen de la masculinidad, esta se basa precisamente en la dominación, en el poder, en la jerarquía, que a su vez irradia a la sexualidad. Vivimos en un mundo profundamente androcéntrico donde todo se desarrolla desde la forma de entender la realidad masculina. Como en todo sistema capitalista imagino la prostitución se rige por la ley de oferta y demanda. Es una de las consecuencias directas de la cosificación de las mujeres.

También podemos verlo a diario, lamentablemente, en noticias sobre violencia machista, en un momento sabemos todo sobre ellas y apenas algo o nada de ellos, y con esa misma rapidez tenemos a miles de hombres, de una manera u otra, culpando a la víctima de la violencia que ha sufrido. La prostitución es una realidad compleja, que no puede ser reducida solo a la ley de oferta y demanda. Porque se basa y rige sobre el sistema prostituyente , este necesita de tres factores indispensables para su supervivencia, estos son: En la actualidad, casi todos los países han cancelado las sanciones penales contra las mujeres prostituidas, manteniendo como crimen penal solo el proxenetismo.

Los países donde ha sido descriminalizada completamente la prostitución son: Alemania, Holanda, Suiza y Nueva Zelanda han permitido de esta manera convertir legalmente los proxenetas en empresarios; como consecuencia no existe ninguna penalización para las mujeres, los puteros y los proxenetas.

El modelo nórdico sanciona puteros y proxenetas. No puede culparse a la mujer que necesita dinero para vivir igual que no se culpa al obrero del capitalismo. La demanda hace que exista la trata. Desde el feminismo neoliberal se defiende la prostitución como algo que la mujer puede elegir libremente.

Creo que hay que mover el debate, porque que algo se elija no significa que esté bien. Pero, aunque fuera así, los cuerpos humanos no pueden consumirse. Vamos, que centrar el debate en si es libre o no la elección es un error, porque la prostitución es negativa desde la base.

Ellos sí han decidido libremente y sin coacciones organizar, traficar, lucrarse, legislar y pagar por prostituir mujeres desde hace siglos. Siempre fue un negocio esclavista dirigido por hombres en un mundo del que se han apropiado de los recursos y del ejercicio del poder. A menudo vemos a hombres que defienden la prostitución decir que esto es un debate, que la prostitución, la pornografía, tratan sobre la libertad y el deseo de las mujeres.

En realidad, es el discurso del que cosifica, lo vemos en los partidos y sindicatos que hablan de un interés general de la clase trabajadora cuando en realidad defienden intereses de la burguesía. Necesitan colonizar los espacios contestatarios de mujeres, sobre todo en épocas económicamente depresivas y de crisis institucionales. Esta situación no permite aceptar y sostener que con estas condiciones desfavorables se pueda hablar seriamente de una auténtica libertad de elección, es decir, sin condicionamiento alguno de género mientras subsistan injusticias sociales tan evidentes.

Creemos que no es justo, no lo aceptamos. Es un término inventado por el lobby proxeneta para blanquear sus negocios. Si las prostituidas son trabajadoras, ellos ya no son proxenetas o rufianes sino empresarios. Es una forma de invisibilizar la violencia que ejercen y hacer aceptable a la sociedad algo que es una violación de los derechos humanos fundamentales.

El discurso de trabajo sexual blanquea whitewash la explotación desviando el foco de la violencia patriarcal. Como los medios de comunicación suelen estar en manos de hombres, muchos de ellos puteros, el argumentario proxeneta lleno de falsedades recibe mucha acogida y difusión porque dice lo que los puteros quieren oír y que se diga de ellos: Invisibilizan a las supervivientes de la prostitución que hablan sobre la violencia sufrida.

No creemos que la prostitución sea un trabajo como cualquier otro. Nosotras creemos firmemente que la prostitución no es trabajo, es violencia y esclavitud. La prostitución no es un trabajo. El mundo funciona como una cadena de acontecimientos: Razonemos con la hipótesis del argumentario promovido por el lobby proxeneta de que existen mujeres que eligen libremente, reclaman derechos laborales y necesitan una regulación que mejore sus condiciones de ejercicio y que para ello hay que regular o legalizar la prostitución.

Que devuelvan lo que nos roban para que la pobreza no empuje a ninguna mujer a la prostitución. Esto debe financiarse con las multas a los puteros, la incautación de los bienes que mafias y proxenetas han conseguido explotando sexualmente mujeres y niñas.

: Prostitutas abolicionistas mujer protituta

Prostitutas en roquetas videos porno d prostitutas Prostitutas en loja prostitutas brasil
VESTIDOS PROSTITUTAS PROSTITUTAS ALCOBENDAS Prostitutas en leon prostitutas negras en barcelona
TESTIMONIOS PROSTITUTAS SEXO EN EL COCHE CON PROSTITUTAS 768

Unas consideran que esto es motivo suficiente para exigir su abolición. Hasta llegan a negar la posibilidad de abrir debates con otros sectores: La primera, equipararla con la violencia: Otra de las confusiones, añade, es la consideración del trabajo sexual como mercantilización del cuerpo.

Los mercantilistas son quienes dicen fuera el Estado. El abolicionismo normativo no desvincula la trata de la prostitución.

Para el resto de posiciones, son fenómenos diferenciados. Afirman que prostitución y trata no son lo mismo y abogan por perseguir la trata pero sin vincularla directamente al trabajo sexual.

Otro aspecto de discordia es el concepto de oferta y demanda. Desde el abolicionismo se asegura que sin demanda masculina la oferta de prostitución no existiría. Las otras posiciones cuestionan esta afirmación. Concretamente, Marta Jiménez asegura que en nuestro sistema económico es el Capital quien mueve el mundo, no los consumidores.

Tampoco hay acuerdo sobre los beneficios de las legislaciones abolicionistas. Para regulacionistas y proderechos, todo lo que sea penalización de la actividad conduce a las mujeres a ejercer desde la clandestinidad, con la consecuente pérdida de derechos. Las abolicionistas defienden los buenos resultados obtenidos en Suecia, también por las campañas educativas y de apoyo social con las que se acompañan las medidas punitivas.

El debate no acaba aquí ni mucho menos. Desde las posiciones abolicionistas se denuncia que regularizar es legitimar la violencia, convertir al proxeneta en un empresario honorable. Hay un ejercicio de violencia en el que solo se mira el propio desfogue, placer o evitación del dolor. Laura Pedernera, investigadora feminista, también se define como abolicionista y centra sus trabajos en el perfil del cliente. De un lado, afirma, mitificamos el placer y al mismo tiempo educamos en la castración.

Por otra parte, señala que no se puede hacer la vista gorda a las mujeres empobrecidas abocadas a la prostitución y llama la atención sobre la permeabilidad de las fronteras, el consumo globalizado de prostitución a través del turismo sexual. Que devuelvan lo que nos roban para que la pobreza no empuje a ninguna mujer a la prostitución.

Esto debe financiarse con las multas a los puteros, la incautación de los bienes que mafias y proxenetas han conseguido explotando sexualmente mujeres y niñas. También debe financiarse a cargo de los presupuestos generales del estado patriarcal.

El dinero que les sobra a los hombres con el que pagan por prostitución debería estar en manos de las mujeres que lo necesitan para que no pudieran someterlas. La mejor forma de evitar las injusticias que soportan las prostituidas es que no sean prostituidas.

Ninguna mujer y ninguna niña debería verse obligada a hacer felaciones a 20 desconocidos todos los días. En mayor o en menor medida, ejerce un efecto muy dañino de control y de asedio al desarrollo de la sexualidad femenina.

Así que sí, afecta a la esfera privada de manera muy profunda. No es posible que nos construyamos a nosotras mismas como sujetos plenos si vivimos en una sociedad donde claramente no lo somos. El hombre que compra a la mujer, que paga por sexo, lo considera un servicio. La exprostituida Huschke Mau explica como son los puteros: Por qué los hombres buscan mujeres prostituidas y qué piensan de ellas. Las consecuencias son varias y muy graves. En Alemania se ha duplicado la trata desde que se legalizó la prostitución en El aumento de la trata trae aparejado el aumento de la presencia de redes criminales en nuestro entorno y con ello la corrupción, la inseguridad y el peligro de que también nuestras niñas caigan en sus redes mafiosas.

Otra consecuencia es el perjuicio que supone a los derechos de las mujeres no prostituidas y a nuestra vida sexual. Los hombres se comportan con sus parejas, amigas, novias, etc. Aprenden esta forma de sexualidad violenta en la pornografía y prostitución con lo que la satisfacción sexual de las mujeres cae en picado. La prostitución es incompatible con la igualdad entre hombres y mujeres. Por supuesto que en España se puede abolir al igual que se ha abolido en Francia. Son un enorme lobby putero-proxeneta.

Hay mucha corrupción, lo que puede facilitar a los proxenetas que se legisle a su favor legalizando la prostitución. Ciudadanos en un peligro claro para los derechos de las ciudadanas, asusta que crezca en escaños porque es un partido muy machista y neoliberal. Las partidarias de abolir no tenemos el poder ni los recursos que tienen ellos. Pero tenemos la fuerza de la realidad, que no se puede invisibilizar y enmascarar siempre.

Tenemos la fuerza de un movimiento feminista enorme con aliadas en todos los partidos políticos e instituciones que luchan por conseguir leyes abolicionistas. Los puteros y los proxenetas saben perfectamente el maltrato que supone la prostitución por mucho que quieran disfrazarlo de libertad y voluntariedad.

Es a la gente de buena voluntad que no conoce de primera mano lo que ocurre en los burdeles a quien debemos interpelar, ese es nuestro propósito y para ello dedicamos altruistamente nuestro tiempo y nuestro esfuerzo. Por Henar Vírseda TradxAbolición. Haz clic para compartir en WhatsApp Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Twitter Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Facebook Se abre en una ventana nueva.

Por mi parte soy traductora profesional y feminista radical. Soy psicóloga, terapeuta familiar y especialista en trauma. Me llamo Elena de la Vara. Carta de la sobreviviente de prostitución Huschke Mau a la ministra Schwesig Manifiesto de sobrevivientes de prostitución y trata. Rae Story, sobreviviente de prostitución, entrevista a dos ex-prostitutas de burdeles alemanes. Proxenetas en la ONU: El mito de las organizaciones de prostitutas. Estas son las medidas vigentes en los países nórdicos y que reclamamos: Descriminalización de las mujeres prostituidas.

Ayudas integrales para las mujeres que quieran dejar la prostitución. Renta mínima de inserción. Asesoramiento legal y laboral. Criminalización total del proxenetismo y del lucro con la prostitución ajena en todas sus formas. Prohibición de los burdeles y de la prostitución organizada. Formación específica sobre la prostitución desde una perspectiva de género y abolicionista a todos los profesionales implicados, desde abogadas, policías, jueces y fiscales hasta terapeutas o funcionarios que tengan que interactuar con las mujeres que estén dentro o que salgan prostitución.

Programas de sensibilización en medios de comunicación y de educación en centros escolares y de formación sobre la realidad de la prostitución y sus consecuencias en toda la sociedad para prevenir la existencia de futuros consumidores de prostitución. Criminalización de los puteros. La compra de sexo se multa de forma generalizada y se encarcela a reincidentes y quienes soliciten sexo con menores. Al contrario de lo que afirman falsamente los detractores de la abolición, la prostitución necesita ser publicitada de alguna forma para que los puteros sepan dónde acudir y por lo tanto no puede ser clandestina.

En Suecia un policía se hace pasar por cliente para concertar una cita, acude la dirección y se queda esperando en la salida a que salga del lugar un putero real. Le interrogan sobre la persona a la que ha visitado y si no puede responder a preguntas clave se le multa.

Las prostituidas tienen mejor posición ante el putero porque a ellos se les puede perseguir y a ellas no, lo que ha reducido mucho la violencia hacia ellas. También podemos verlo a diario, lamentablemente, en noticias sobre violencia machista, en un momento sabemos todo sobre ellas y apenas algo o nada de ellos, y con esa misma rapidez tenemos a miles de hombres, de una manera u otra, culpando a la víctima de la violencia que ha sufrido P.: Invisibilizan a las supervivientes de la prostitución que hablan sobre la violencia sufrida P: Wahlberg asegura que la ley ha funcionado: Desde que entró en vigor, unas 6.

Eso sí, ninguno ha entrado en prisión. Para esquivar las rejas han pagado una multa de al menos un tercio de sus ingresos diarios durante dos meses. Este es también el argumento fundamental de aquellos que se oponen a la nueva ley francesa. Esta tampoco ha convencido a organizaciones sociales como Médicos del Mundo, que reclama que el abolicionismo lleva a las prostitutas a la clandestinidad y las deja a merced del cliente o de las mafias, y sostiene que la red prevista para ayudar a las mujeres a salir de la prostitución es demasiado precaria.

A la luz de las estadísticas, la detective Wahlberg tiene razón: Actualmente son menos de diez. Sin embargo, los burdeles y las aceras se encienden ahora en Internet. La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas.

Éstas, que deben tener una licencia municipal, tienen derecho a Seguridad Social y a cobrar el paro.

La cultura de la violación: Cuando ves que la propaganda que glamouriza la prostitución vuelve a los medios, cuando ves que la droga y los locales de juego vuelven a los barrios obreros, da la sensación de estar repitiendo la historia como farsa, que diría Marx. Y así alcanzar una verdadera libertad tanto para hombres como azafatas prostitutas rumanas prostitutas mujeres. La primera, equipararla con la violencia: Me dijo que a ella le hacía lo mismo y se aguantaba, asi que tambien tenia que aguantarme yo. También planteaba que la mujer "nació siempre purísima y angelical, y fue desviada de sus instintos naturales que la llevan a la maternidad y al cuidado de la prole, por la sensualidad y la ignorancia".

0 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *